domingo, 22 de junio de 2014


ENLIL
DIOS DE SUMERIA
 



Algunas verdades buenas para conocer



Muchas Gracias señor Ramirez por esta traducción


La investigación que estoy haciendo ahora me ha llevado a descubrimientos asombrosos.
 El texto a continuación es en gran parte un texto que se encuentra en Jos.

En la primera versión de este texto, había dicho que lo encontré en el Internet, sin atribuir la fuente exacta porque yo no quería de ninguna manera asociar Enki y  su hermano Enlil con los nazis. Ahora que las cosas se han dicho claramente, le puedo dar a César lo que es de César y así atribuyo la clara fuente de este texto, que fue traducido (en francés) de Jos con el permiso expreso de Enki y Marduk. He conectado los párrafos entre ellos, lo cual no fue el caso, de ahí, algunas oraciones típicas de mi propio "estilo".

Una precisión aún sobre las palabras inglesas (flies) [vuelos] y (flies) [moscas]. La primera es la conjugación en tercera persona del verbo volar (como un pájaro, un avión ...) y la segundasignifica "mosca" (el insecto) en plural. Note eso antes de leer lo que sigue.

Por ahora, les sugiero este texto que he encontrado acerca de Enlil, Gran Dios Sumerio, hermano del Dios Ea/Enki, que restaura algunas verdades acerca de Él.


Enlil era originalmente "Bel" quien más tarde se convirtió en "Baal". "Baal" significa "Señor", "Amo", "el Príncipe Baal".


Enlil era un dios muy conocido y muy popular, cuyas ciudades en todo el Oriente Medio tenían todas el prefijo "Baal".


Conocido como Dios de los Filisteos, Él gobernó la ciudad de Ecrón. 
Enlil, "Señor de todo lo que Vuela" fue conocido como el Dios del Tiempo y Meteorología. También controlaba las vías de vuelo cuando los Nefilim llegaron a la Tierra.

Su nombre fue distorsionado por los hebreos en el "Señor de las Moscas".
Además, Enlil era el Gobernante de todo el Extremo Oriente, de las Artes Marciales y de la Cultura Asiática.


Por su parte, y entre un cúmulo de dones, Ea/Enki dio el yoga para la Humanidad. Y su hijo Marduk, Gran Dios Amón-Ra, nos dio la Medicina China.

Enlil era también el Dios de Nippur, una ciudad de Sumeria, Irak de hoy.





Él tenía sus zigurats, sus santuarios y templos localizados en su ciudad de Nippur.

Abajo están las fotos de los vestigios de su templo.
Las fortalezas en la cima del montículo fueron construidas por los estadounidenses que participaron en las excavaciones en la década de 1980, con el fin de protegerlas de las tribus locales. 





Debajo el templo de Enlil, Dios de las Tormentas, del Tiempo, del Viento, la Lluvia y el Aire.


Su Zigurat de Nippur fue llamado "Fi-irn-bar-sag".

Considerado como un Dios benévolo que provee para las necesidades de su pueblo, Él facilita el desarrollo de las bestias del campo, las aves de corral y el pescado.


"Enlil es ambos, un dios de guerra y de paz ;


Destructor de los enemigos de su pueblo, poco amistoso, hostil o

Protector, defensor benevolente de sus poblados, los cuales restauró y reconstruyó más grandes y más hermosos". 

"A una tierra hostil no servil, - usted no le debe dar la espalda". Él solía decir.


Sus seguidores decían que Él los protegía rodeándolos, a ellos y a sus hogares, con un alto muro, un bastión que defendió contra las hordas enemigas para evitar que subieran por las paredes o entraran por las puertas.



"Si su pueblo necesita lluvia, Él abre las puertas del cielo, quita sus barricadas, suelta sus ataduras, elimina sus pernos para que las abundantes lluvias puedan regar sus campos, o puede que lo haga para ahogar y absolutamente destruir al enemigo".



Abajo hay un antiguo himno Sumerio a la gloria de Enlil :



"La puerta del Cielo


Las barras del Cielo


Los cierres del Cielo


Los pernos del Cielo


Usted la abre

Usted las quita 


Usted las suelta


Usted los remueve".


Él protege la vida, tanto de hombres como de animales. Al hacerlo, Él no descuida incluso la criatura más pequeña e insignificante que hace que brote, y da el grano.


Dotado de poderes extraordinarios y gran autoridad, Enlil tenía por emblema un cetro brillante. Este cetro, símbolo de autoridad y poder, también encarnaba la "pluma" con la que escribe y transmite la voluntad de Ea/Enki.



Por otra parte, me encontré con algunas citas impresionantes cuando estamos en búsqueda  de la verdad.



Este es un extracto de la "Enciclopedia Bíblica, a Critical Dictionary of the Literary, Political and Religious History, the Archaeology, Geography and Natural History of the Bible » – volume 1 : A-D by the Rev. T.K Cheyne, M.A, DD and J.Sutherland Black, M.A LL.D.
New-York, The Macmillan Company; London: Adam and Charles Black, 1899.

Aquí está la traducción a sabiendas "palabra por palabra". La negrita es mía.

"BAALZEBUB tomando Zebub o Myla como nombre Dios-Mosca, un dios de Ecrón, cuyo oráculo fue consultado por Ocozías, el rey de Israel, en su última enfermedad. El nombre se explica comúnmente "Lord of Flies" [Señor de las Moscas]. Cierto, no hay ninguna analogía semítica para esto, pero Pausanias nos dice de un Dios que llevó lejos peligrosos enjambres de moscas desde Olympia, y Clemente de Alejandría atestigua el culto al mismo Dios en Elis y podemos, si queremos, interpretar el título "un Dios que envía, así como remueve una plaga de moscas."



Permítannos, sin embargo, mirar más lejos. Bezold pensó que en una inscripción Asiria del siglo 12 Antes de la Era Común.
"Baal-Zabnbi" era el nombre de Zebub. Baal-Zebub era un nombre divino ampliamente conocido, adoptado por el Dios de Ecrón. La restauración de la sílaba final, sin embargo, es sin duda bastante incierta, y la lectura Baal-Sapuna (ver BAAL-ZEPHON, I) parece mucho más probable. Winckler, por lo tanto, sugiere que Zebub podría ser algún antiquísimo nombre de una localidad en Ecrón (no más a ser explicado etimológicamente), en la analogía de Baal-Sidón, Baal-Hermón, Baal-Líbano. 
No existe tal localidad, sin embargo, es conocida, y Ecrón, no cualquier localidad en Ecrón, fue el territorio de Baal. 

Es, por tanto, más probable que Baal-Zebub, "Señor de las Moscas" (que se produce sólo en una narrativa muy tarde, una que tiene una tendencia didáctica pronunciada), es una modificación judía despectiva uno-fónica del nombre verdadero, que era probablemente Baal Zebul: "Señor de la Residencia Alta".



Éste es un título que cualquier dios con un templo elegante podría asumir, y probablemente no se limitó al Dios de Ecrón. "Residencia Alta" pudiera al mismo tiempo referirse a la morada de los Dioses, "montaña de la reunión" en el extremo norte. Hay razones para pensar que los Fenicios conocían tal lugar de morada. La concepción está implícita en el nombre divino Baal- Saphon "Señor del Norte" (ver BAAL-ZEPHON), y en la Elegía sobre el rey de Tiro (Ezequiel 28 ); y los Filisteos probablemente sabían de ella. 
En cualquier caso, el narrador hebreo postrero o, si se quiere, un escriba próximo pudo haber resentido la aplicación de un título como "El Señor de la Residencia Alta" (el cual le sugeriría, ya sea el templo de Salomón o la morada celestial de Yahwi, al Dios  Ecronita, y lo cambió a "El señor de las Moscas", Baal- Zebub. Esta explicación arroja luz sobre tres nombres propios, - Jezabel, Zebul, y Zebulón, “desde su (residencia alta) de santidad y gloria”. El mismo término se puede aplicar a la mansión de la luna en el cielo.


Referencias :

- Sumerian Hymns and Prayers to God Nin-Ib from the Temple Library of Nippur by Hugo Radau
- Philadelphia Published by the Department of Archaeology, University of Pennsylvania 1911; pages 21 à 27

*******************



Ahora un poco de información triste acerca de la historia contemporánea de Sumeria/Mesopotamia e Irak.


Aquí hay un artículo interesante para leer y un video para ver.



Destrucción del Patrimonio Cultural de Iraq 



Voltaire.net (24 de mayo del 2004)

Un año después del saqueo del Museo de Bagdad, el  Consejo Provisional del Gobierno títere de Irak sostiene que la medida del robo estaba sobrevalorada y que las fuerzas de la Coalición han recuperado casi todos los objetos robados. La verdad es otra. Con la complicidad de El Pentágono, una pandilla de comerciantes se aprovechó lo mejor que pudo durante la caída del régimen. Más tarde, ellos organizaron grandes excavaciones indiscriminadas en los sitios arqueológicos, especialmente los Asirios y los Babilónicos. Adicionalmente, las fuerzas estadounidenses han destruido un gran número de monumentos Omeyas y Abasides durante recientes enfrentamientos urbanos contra la resistencia. ¿La remodelación geopolítica del Medio Oriente pasa por la destrucción de las culturas?

En una declaración fechada el jueves 20 de mayo, 2004 a la agencia de noticias alemana (DPA : Deutsche Press Agentur), el Ministro de Cultura del Consejo Provisional de Gobierno de Irak, Mufid Jazairi, ha señalado que todavía no tenían noticias de las sobre 9,000 a 10,000 obras de obras de arte robadas del Museo de Bagdad. 
« Vamos a encontrar muchas de las obras de arte cuando las condiciones de seguridad mejoren », él añadió con optimismo
[1] .



Por otra parte, las principales piezas del museo - una colección de joyas del Siglo Octavo conocidas como los " Tesoros de Nimrod ", fueron mostradas con gran esplendor el pasado 3 de julio. Durante tres horas y en presencia de cientos de periodistas extranjeros, el embajador L. Paul Bremer III y el Consejo Arqueológico de la Coalición, explicaron con erudición que de las 180,000 piezas del museo sólo 3,000 estaban desaparecidas, de las cuales sólo 47 tenían un valor único
[ 2 ].



Las declaraciones de Jacques Chirac, que marcaron los robos de los museos iraquíes como crímenes contra la humanidad , y luego la volatilidad de la UNESCO [3], no eran más que demostraciones histéricas de antiamericanismo.

 Las incriminaciones contra un grupo de comerciantes de arte - El Consejo Americano para la Política Cultural (ACCP), que hemos divulgado hace un año - eran por lo tanto difamatorias (Ver artículo en francés, Voltaire, 17 de abril del 2003 "¿Quién planificó el saqueo de los museos nacionales iraquíes?"). Al menos, esto es lo que las fuerzas de ocupación y sus colaboradores les gustaría hacernos creer. Esta es la propaganda calmante que algunos de nuestros colegas están utilizando de nuevo.



En realidad y contrario a los comunicados oficiales de los Estados Unidos, el problema es mucho más grave de lo que habíamos indicado. El saqueo de las obras de arte iraquíes fue bien planificado con antelación y actuó en complicidad con las tropas estadounidenses.


Esto incluye de manera simultánea redadas sistemáticas de las piezas conservadas en los museos nacionales, y, en particular, las excavaciones industriales en los sitios arqueológicos. Además, las fuerzas de la Coalición han destruido varios monumentos y lugares, a veces debido a la ignorancia y muy a menudo deliberadamente.



Con el fin de entender lo que está en riesgo en esta polémica, recordemos el período anterior a la guerra. Hace una década el cuñado de Saddam Hussein, Irchad Yassine, estaba en el comercio discreto de la exportación de obras de arte iraquíes. Desde 1994, los comerciantes de arte estadounidenses, agrupados en torno al abogado Aston Hawkins [ 4 ] dentro de la ACCP, adquirieron  la pertenencia de esta red.


Yassine les vendía las principales piezas del Museo de Assur. También estaban interesados  en el arte de todas las regiones en conflicto, sobre todo Afganistán. Tras el anuncio de la guerra, iban a recibir órdenes de clientes muy ricos que especificaban, en un catálogo, las piezas del museo que querían comprar. 

Científicos de todo el mundo se reunieron con el fin de prevenir el saqueo anunciado. Colin Powell le pidió una opinión a su asesor Thomas Warrick. En la primavera del 2002, este último presentaría un informe titulado Proyecto para el Futuro de Irak, donde señaló que un período de anarquía se produciría después de la caída del régimen de Saddam Hussein y que los comerciantes se aprovecharían de ello para saquear los museos. Powell envió el informe a la Casa Blanca y al Pentágono
[ 5 ].

 Durante ese período, se incrementó el número de mensajes enviados por los científicos a los líderes políticos. También expertos prestigiosos como McGuire, Gibson (Instituto Oriental de la Universidad de Chicago) o el Director del Museo Británico, Neil Macgregor, se involucraron.

 

Como la tragedia parecía inevitable, el parlamentario francés Didier Julia - también un arqueólogo - visitó Irak en febrero del 2003 para convencer al comisario nacional a proteger su patrimonio[ 6 ]. Él organizó el traslado de miles de obras a cuevas que posteriormente fueron tapiadas.  Julia, quien disfrazó el propósito de su viaje, fue duramente criticado por su partido - el UMP - donde fue acusado de confabulación con la dictadura de Saddam Hussein. 

El palacio Elíseo publicó un comunicado para fingir su "asombro". De hecho, el parlamentario, cuya acción fue apoyada por científicos franceses, sobre todo los que están en el Archeologia-Magazine, había informado previamente a Jacques Chirac de éste y disfruta de la "indulgencia" de su servicio [ 7 ].



Tal como se había anunciado, Bagdad fue víctima de la anarquía después de la caída del Presidente. Las fuerzas de la Coalición sólo aseguraron la protección del Ministerio del Petróleo y la sede del servicio de la represión [ 8 ]. Ladrones experimentados saltaron sobre los museos nacionales y robaron todo lo que se podía tomar.

 También saquearon bibliotecas y comenzaron incendios para evitar que fuera hecho cualquier inventario sobre de la propiedad robada.

 El presidente francés, Jacques Chirac, el primer ministro francés, Dominique de Villepin y Jean -Jacques Aillagon [ 9 ] movilizaron a la comunidad internacional. Mijail Chvydkoi añadió  más elementos [10]. La ONU [ 11 ] y la UNESCO tomaron cargo del asunto, mientras que el asesor cultural de la Casa Blanca, Martin Sullivan, pagó las consecuencias y resignó [ 12 ].

La Coalición, que sigue pretendiendo que vino a liberar al pueblo iraquí, adopta medidas tardíamente [13]. El Departamento de Justicia asignó a un grupo de 13 agentes - el Grupo de Coordinación Conjunta Inter-Agencial ( JIACG ), encabezada por el Fiscal Coronel Mateo Bogdanos, para investigar los hechos y recuperar los objetos robados.

 

Hombres de negocios deshonestos y periodistas fueron detenidos aquí y allá, pero la red ACCP no fue perseguida, por lo que en la práctica la Coalición les garantizaba el monopolio del comercio, así como las principales ganancias. En junio del 2003, la Coalición terminó de retirar los escombros del Banco Nacional de Irak, destruido por los bombardeos, y llegó a las cámaras acorazadas donde encontraron parte de las obras de arte escondidas por los iraquíes y los franceses.

 El director de antigüedades Nawada al- Mutawali, reveló el lugar donde el resto había sido depositado y luego las colecciones fueron restituidas. Sin embargo, hay unos cuantos miles de desaparecidos [ 14 ], sobre todo sortijas con sellos y tablas cuneiformes que habían permanecido en el museo y que estaban siendo objeto de estudio, así como algunas piezas importantes, una lista de la que se le ha informado a la Interpol.




Durante este período, el grupo de comerciantes vinculados al Departamento de Defensa ha continuado con su robo. No más en los museos, pero en los sitios arqueológicos. Excavaciones indiscriminadas han continuado, teniendo lugar en todas partes. Decenas de miles de objetos se han desenterrado y llevado fuera del país y se venden en los mercados paralelos. Irónicamente, las fronteras del país se han cerrado oficialmente [ 15 ].



Los ladrones actúan con cuidado para no estropear la mercancía, pero no se preocupan por el contexto de sus hallazgos. Ellos sólo están interesados  en el valor estético y comercial. Para los arqueólogos, esto es una nueva calamidad. Estos objetos se ven privados de su historia y su descubrimiento no contribuirá a ningún nuevo conocimiento sobre las civilizaciones desaparecidas [16]. 

El asesor cultural de la Coalición, el embajador y arqueólogo italiano Piero Cordone, está tratando de detener las excavaciones indiscriminadas pero abandonó la idea cuando su escolta fue atacada por soldados estadounidenses que mataron a su intérprete [ 17 ].



Para el pueblo de Iraq y la memoria de la humanidad, la tragedia no se detiene allí. Si bien es cierto que las fuerzas de la Coalición tomaron precauciones para no bombardear sitios históricos [18], ellos sí destruyeron un gran número de ellos más tarde y nadie lo supo, lo cual es prueba del vandalismo ignorante y la venganza salvaje.

  

Sin lugar a dudas, el mayor escándalo fue cubrir Ur con hormigón. La Fuerza Aérea de EE.UU. construyó una base militar en el sitio donde la ciudad de Eridu había existido durante seis mil años, lugar donde el Abraham bíblico había vivido.



(Abraham nunca vivió aquí, Eridu era la ciudad de Ea/Enki - es la razón principal por la que devastaron este sitio histórico tan importante).
 

Con razón o no, los iraquíes interpretan tal destrucción como la venganza final de las tropas de Israel–EE.UU. contra Babilonia.



Ellos recuerdan cómo las tropas de Ariel Sharon procedieron a destruir sistemáticamente los sitios arqueológicos cuando invadieron el Líbano. Por otra parte, durante los recientes enfrentamientos en el sur, no en contra de la dictadura de Saddam Hussein esta vez, pero en contra de la resistencia del pueblo, las fuerzas de la Coalición han destruido un gran número de monumentos Islámicos, Omeyas y Abasides. En el transcurso de enfrentamientos urbanos, el ejército de EE.UU. ha estado despejando el territorio destruyendo edificios. En la cara del saqueo y la destrucción sin precedentes históricos, no queda nadie más a quien recurrir e inquirir, excepto la postura de Washington. 
¿ La remodelación geopolítica del Medio Oriente pasa por la destrucción de las entidades y las culturas locales ?



Ahora un video que encontré sobre ese terrible saqueo.



*******************



Tráficos coloniales
¿Quién planificó el saqueo de los museos nacionales iraquíes?
por R.N


En una semana, los siete mayores museos nacionales iraquíes fueron saqueados y la Biblioteca Nacional incendiada. El Estado más antiguo del mundo fue desposeído de sus principales tesoros arqueológicos y artísticos bajo la mirada impasible de las fuerzas de la Coalición. Sin embargo, mientras las agencias de prensa estadounidenses presentaban estos sucesos como consecuencia del caos que reina en el país, personalidades internacionales no tardaron en denunciar una amplia operación de expoliación organizada por un grupo de mercaderes de arte occidentales. 

La UNESCO lanzó un llamamiento para prohibir la comercialización de las obras robadas. El presidente Chirac calificó estos robos de «crímenes de lesa humanidad» insinuando que pudieron ser ordenados por un gobierno. Para evitar que el escándalo salpicara a la Casa Blanca, el asesor de Asuntos Culturales del presidente Bush presentó su dimisión.


Los saqueos se produjeron en ciudades «liberadas» por la Coalición. Asif Mohammed, conservador del museo de Mosul, que forma parte de la lista de las instituciones culturales saqueadas, afirmó a nuestros colegas del Guardian que tropas estadounidenses estaban presentes en la ciudad cuando se produjo el pillaje.

No obstante, no se tomó ninguna medida para proteger el museo. Algo similar ocurrió durante el saqueo del Museo Nacional de Bagdad. En opinión de Moayyed Said al-Damergi, asesor del ex ministro de Cultura, el 80% de las 150 000 piezas de la institución fueron sustraídas. Un cable de AFP señala que, según el testimonio del señor Damergi, profesor de arqueología de la universidad de Bagdad, «los tanques estadounidenses estaban estacionados ante la entrada principal del museo mientras que los ladrones lo saqueaban bajo las narices de los soldados, les pedimos ayuda para enfrentar a los ladrones pero respondieron que no habían recibido instrucciones de intervenir».

Los arqueólogos más eminentes habían advertido a la Coalición de los riesgos de robo cuyas consecuencias serían desastrosas. Especialistas estadounidenses fueron recibidos en el Pentágono mucho antes de que se iniciaran los combates con el fin de sensibilizar a los militares respecto de la «probabilidad de saqueo de los sitios históricos». Estos especialistas señalaron además los sitios que debían ser protegidos. «Estaban informados. Todo pudo ser evitado», denuncia Jeremy Black, especialista del Irak antiguo en la universidad de Oxford.
Pero de forma paradójica, a pesar de las advertencias de expertos internacionales, no se hizo nada para impedir el atraco a mano armada a los museos.

En un primer momento, la Coalición arguyó que esta misión no le incumbía. Luego, ante la efervescencia internacional, se erige en valeroso defensor del patrimonio cultural iraquí. El secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, declaró el 14 de abril en Washington: «Estados Unidos exhorta a la población a devolver cualquier objeto robado y da instrucciones sobre la forma de actuar. La Oficina de Reconstrucción y Asuntos Humanitarios ayudará a los iraquíes y a los expertos internacionales a restaurar los objetos, y a reconstituir los catálogos dañados por los ladrones.» Lamentablemente era demasiado tarde.
Sólo nos queda lamentar que el ejército estadounidense no haya dado pruebas de la misma premura a la hora de proteger los museos como lo hizo con los pozos de petróleo.

En Bagdad, el único edificio oficial protegido por las fuerzas de la Coalición durante los saqueos era el ministerio del Petróleo. Por lo general, se admite que Estados Unidos codicia el petróleo iraquí. Pero otros hechos hacen pensar que su codicia no se detiene ahí.
El profesionalismo de los saqueos demuestra que no pueden ser obra solamente de la población iraquí. Si bien ciudadanos ordinarios participaron con toda probabilidad en los hechos, todo parece indicar que profesionales del mercado del arte antiguo también tomaron parte.

Donny George, director de investigaciones y estudios del Museo Nacional Iraquí de Bagdad, está convencido de que los ladrones eran profesionales. En declaraciones a AFP afirma «que [los ladrones] no tocaron las copias sino que robaron los originales. Es una operación de robo organizado». El director de ese mismo museo se refiere por su parte a complicidad interna ya que los ladrones se hicieron de las obras más valiosas aunque éstas habían sido guardadas en cajas fuertes al iniciarse los bombardeos sobre Bagdad.
Según el diario The Independent, las computadoras del Museo Nacional de Bagdad, que contenían el inventario de las colecciones, fueron objeto de actos de vandalismo a tal punto que en estos momentos se ignora si las informaciones almacenadas en disco duro podrán ser recuperadas.
La desaparición de dicho inventario complicaría de manera particular los dispositivos destinados a impedir la reventa de las obras en el mercado internacional.

En otras palabras, los profesionales no podrían haberlo hecho mejor. En carta dirigida a los Estados miembros de la Coalición, publicada en el Guardian, nueve arqueólogos eminentes reclaman la protección de las instituciones culturales y la vigilancia internacional para impedir la reventa de objetos de arte iraquíes robados. Dichos expertos denuncian asimismo con indignación a una agrupación creada en 1994, el American Council for Cultural Policy (ACCP), el cual, según el diario New York Times, entró en negociaciones con el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa estadounidenses antes de que se iniciara el conflicto con el objetivo de suavizar la legislación que protege a Irak de la expoliación de su patrimonio histórico.
El objetivo sería poder exportar antigüedades desde Irak, operación prohibida desde que concluyera el mandato británico en 1924 por medio de una ley fortalecida en 1975. El temor de estos arqueólogos es que Estados Unidos se aproveche del gobierno de tutela instaurado en Irak para modificar y suavizar la legislación local sobre la exportación de obras de arte y antigüedades, y acceder de esta forma a la solicitud del ACCP.

¿Se encuentra amenazado el patrimonio cultural iraquí? Oficialmente, la Coalición expresa su interés en proteger los sitios históricos de los bombardeos. Ha declarado incluso que ha creado una sección encargada «de la protección del patrimonio iraquí», dirigida por un oficial de la reserva, antropólogo en la vida civil, y da muestras de su preocupación por evitar una catástrofe arqueológica. Sin embargo, las negociaciones de la Coalición con el ACCP y la no intervención de sus soldados reafirman la tesis de que se trata de un saqueo organizado que se enmarca en la más pura tradición colonial.

El principal objetivo admitido por el presidente del ACCP, Ashton Hawkings, abogado especializado en el comercio de obras de arte, es unir a sus miembros influyentes y actuar como un contrapeso ante las legislaciones «proteccionistas» de los países que poseen un rico patrimonio arqueológico.

El ACCP desea asimismo que se revise el Cultural Property Implementation Act (convención estadounidense de 1983 destinada a frenar el saqueo cultural e histórico), para invalidar completamente los esfuerzos realizados por naciones extranjeras para impedir la importación de sus antigüedades en Estados Unidos.
El tercer combate oficial del ACCP consiste en desalentar el recurso a la jurisprudencia conocida como 1977 US v McClain, que se apoya en el National Stolen Property Act (ley estadounidense que sanciona tanto al ladrón como al receptador en virtud de la cual Frederick Schultz, gran comerciante estadounidense de antigüedades, ex presidente de la National Association of Dealers in Ancient, Oriental and Primitive Art, fue condenado en febrero de 2002 por haber aceptado de un negociante inglés, con conocimiento de causa, antigüedades egipcias robadas.)

Convencido por la doctrina liberal del gobierno de Bush, Ashton Hawkings insiste en precisar que para el ACCP, «la dispersión del material cultural a través del mercado es uno de los mejores medios de protegerlo».

Desde que la comunidad arqueológica comenzó a denunciar en la prensa sus maniobras, el ACCP ha desmentido toda acusación de querer modificar la legislación iraquí en materia de antigüedades. Por el contrario, insiste en la oferta que hiciera al Pentágono de brindar ayuda financiera y material para conservar las obras y reconstruir las instituciones culturales iraquíes. Sin embargo, antes de que se iniciaran los saqueos, las negociaciones con el gobierno estadounidense con miras a liberalizar el mercado del arte antiguo fueron consideradas como «alentadoras».

Por instrucciones del Secretario General de la ONU, Kofi Annan, el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, multiplicó las iniciativas. Con la ayuda del British Museum envió una misión sobre el terreno para evaluar la magnitud de los robos. Esta mañana organizó en París una consulta de expertos para definir una estrategia.
Al salir de esta reunión, uno de los participantes, McGuire Gibson, profesor de la universidad de Chicago, declaró: «Los saqueos fueron planificados fuera de Irak». Koichiro Matsuura anunció la creación de un fondo especial para el patrimonio cultural iraquí. Luego, exhortó a declarar el embargo internacional sobre los objetos de arte iraquíes.
Reclamó en especial que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptara una resolución ad hoc señalando de esta forma que la responsabilidad de los saqueos corresponde a ciertos Estados.
Sin esperar más, Martin Sullivan, presidente del Comité Consultivo de Asuntos Culturales, presentó su dimisión al presidente Bush para que el escándalo no salpicara a la Casa Blanca.