sábado, 11 de octubre de 2014


KUNDALINI YOGA


EL YOGA DE LA SERPIENTE SAGRADA



Muchas Gracias a Luke por esta traducción


He aquí una sesión perfecta para un Kundalini Yoga eficaz que pronto te ayudará a sentir la Energía Serpentina subir por la espina.

Lo ideal sería hacer por lo menos 20 minutos de Hatha Yoga en la mañana y 20 minutos de Kundalini Yoga en la tarde, o cuando puedas, pero con un intervalo de al menos 1 hora entre las dos sesiones. Y luego 10 Respiros Tibetanos justo antes de la hora de dormir.

También es posible empezar con el Hatha Yoga, luego seguir con la meditación y los ejercicios y luego terminar con el Kundalini Yoga. Sin embargo, así los efectos serán minimizados por la mezcla de las energías. Es mejor mantener un intervalo entre dos sesiones de Yoga. De hecho, el Hatha actúa sobre el cuerpo y alinea los chakras y así hace preparación para el Kundalini Yoga que trabaja principalmente para el despertar de la Serpiente y su primer asenso.

Puedes trabajar sentado con las piernas cruzadas sobre una alfombrilla o en una silla firme. Personalmente, a mí no me gusta sentarme con las piernas cruzadas cuando hago el Kundalini Yoga. Además, apoyarse sobre las piernas y rodillas cruzadas no se recomienda para algunas posturas.

No obstante, como siempre, cada uno es distinto. Así que, haz como prefieras.

Mantén una botella de agua y un pañuelo a tu alcance. El Kapalabati limpia los senos nasales y TIENE EFECTO DIRECTO SOBRE EL IDA Y EL PINGALA, así que tal vez tendrás que soplarse la nariz.

Este tipo de respiración puede hacer que se ponga seca la garganta, así que tal vez nos haga falta una bebida. Toma unos sorbitos de agua después de cada ejercicio si te hace falta. Qué no sea agua fría sino a temperatura ambiente.

Aquí tienes una serie de dibujos.

Respecto a ellos, a mi modo de ver, es bien aburrido siempre mostrar a yoguis y sus alumnos con turbantes en la cabeza. Sé que muchas veces ellos se los ponen para practicar la postura de "apoyarse sobre la cabeza", pero en fin yo no veo por qué en una sesión nos ponemos en esa posición.

Siempre, la ortodoxia intelectual, la docencia ortodoxa.

Ustedes también, amigos internautas, pueden practicar el Kundalini Yoga. ¡Con trenzas, coleta de caballo, calvo o con el pelo recogido en moño! La idea grotesca de que debemos tener el aspecto de "guru hindú" para acceder al conocimiento es otra manera de mantenernos alejados.

¡Enki quiere que el conocimiento sea para todos, gratis para todos, sin distinción de edad, sexo, situación social, raza y aspecto!


Calentamiento

Antes de comenzar esta sesión, haz la "postura de colina" y luego la postura de "pies a la cabeza" varias veces. Si dispones de más tiempo, practica también "el perro y el gato" para que te calientes bien y flexibilices la espina.

Ahora siéntate en una silla, con los pies planos sobre el suelo o con las piernas cruzadas en el suelo.

No lo hagas en la posición de "zen" como en las imágenes, pues así "estrujarías" los chakras de las piernas y la circulación está muy mal en esta postura. (La postura zen es una total aberración energética; nos preguntamos por qué será.....)

Mantente sentado con una ligera inclinación hacia adelante para no aplastar el coxis y el primer chakra.

El Kapalabati debe mantenerse durante toda la sesión salvo los últimos dos ejercicios.


ASANA 1

Mantén la espalda derecho, inhala.

Al espirar, contrae firmemente el tercer chakra. La parte superior del plexo hasta el ombligo debe empujarse hacia la espina, hacia el "exterior".

El Kapalabati empieza con la espiración y no para durante el ejercicio.

Echa un vistazo a los ejemplos en Internet o ve el enlace del vídeo mostrado en el capítulo sobre el abrimiento de los chakras principales, el párrafo sobre el Kapalabati.



Haz este ejercicio importantísimo 108 veces sin interrupción para estimular el fuego interno. Un recorrido (ida y vuelta) cuenta como una vez.

Al inicio, en el caso de que no estés acostumbrado a ejercer los músculos abdominales o los pulmones, haz 54 repeticiones sin interrupción y en ritmo.

Luego, poco a poco, lograrás hacer varios circuitos de 108 repeticiones.

A propósito, todos estos movimientos y también el siguiente, queman la grasa que acumulamos en las caderas y el estómago considerablemente. (¡Pero no te comas un paquete de papas fritas después de tu sesión de Yoga!)

Descansa 1 minuto antes del próximo asana. 1 minuto nada más, pues la meta es levantar cuánto más energía posible sin que se caiga entre cada asana.


ASANA 2

Ahora haremos el mismo ejercicio de arriba, pero esta vez empujando la parte baja de la espalda.

Arquea la parte baja de la espalda sin brutalidad, por enderezar la parte superior, empieza el Kapalabati y empuja el ombligo y la parte baja del abdomen hacia la espina.

¡Repite esto 54 o 108 veces rítmicamente y sin interrupción!

Descansa 1 minuto.



ASANA 3

Ahora coloca las manos en los hombros como se enseña en el dibujo.

Gira la cintura a la izquierda y luego a la derecha mientras haces la respiración de fuego.

Nota que la cabeza y el cuello le siguen, pero la cintura gira primero. Verás que irás cada vez más rápido con práctica y que este movimiento es equivalente a la rotación en los 5 Tibetanos.

Haz esto 54 veces rítmicamente y sin interrupción. (108 veces sólo para los que están muy avanzados, ya que puede que uno se sienta mareado - hazlo lento la primera vez, pues el Yoga no es una competición).

Descansa 1 minuto.


Nota también que con esta postura algunas personas recomiendan respirar profundamente en el centro y luego espirar profundamente al girar la cintura hacia la izquierda, volver al centro, inhalar y luego espirar profundamente al girar la cintura hacia la derecha.

Haz esta postura 26 veces y sin Kapalabati.

Yo practico ambas versiones y para mí la primera es la más eficaz, pues mantiene un buen ritmo de trabajo. La energía sigue ascendiendo gracias a la respiración de fuego.

Con la segunda se rompe el ritmo y luego la sesión se vuelve más difícil. Pero a los principiantes esta opción les puede resultar mejor. Experimenta y haz como te sienta bien.


ASANA 4

Mantén las manos en "garras de eso"


Posiciónalas al nivel del chakra del corazón como en el dibujo. A continuación levanta los brazos primero a la izquierda y luego a la derecha. El ritmo del asana se imparte por la respiración de fuego.

Durante esta postura mantén las manos en el centro del pecho cuánto más posible. Este movimiento abre el cuarto chakra, lo "destornilla".


Descansa 1 minuto.


ASANA 5

Aquí trabajamos con la parte superior de la espalda y sobretodo con la articulación del hombro, y por ende con los chakras de los hombros.

Si el cuarto chakra se encuentra bien estresado, el quinto también lo estará. debido a la redondez dorsal.

Advertencia: Si lo haces sentado en una silla, piensa abrir las piernas unos 60 centímetros para mantener la distancia imperativa entre los brazos.

Mantén la cabeza derecho y sin el cuello tenso.

Encorva la parte superior de la espalda MIENTRAS MANTIENES LOS BRAZOS RECTO sin tensarlos. Las manos se colocan sobre las rodillas.

Empieza el Kapalabati.

Luego encorva los hombros y la parte superior de la espalda mientras los empujas adelante.

Así, la parte superior de la espalda va hacia atrás. Ya tienes una "extensión" de los brazos. Este estiramiento adelante-atrás activa los chakras de los hombros y el cuarto chakra entero.
No te encojas de hombros para compensar por el movimiento. Es un poco difícil. Ve lento las primeras veces para no lastimarte.

Haz el Kapalabati al 100%.


Descansa 1 minuto.

Adelanta al 9'57 de este vídeo y ve cómo la señorita con camiseta de rayas verde y blanca practica este asana. Ella es la única que lo hace correctamente. Incluso el yogui no lo hace bien. Los brazos tienen que permanecer rectos.

Aquí Esther Eckart, quien no practica el Kundalini Yoga, no obstante usa este movimiento para calentar la espina. Así que, ella no estira los brazos, pero parece que la práctica de este ejercicio es buena en cualquier momento para la circulación de energía y para que uno se haga más flexible. Ve los primeros minutos o incluso más (!) de este muy buen vídeo.


ASANA 6

Ahora está más fácil. Encoje los hombros rítmicamente, siempre con el Kapalabati, vuelve a la posición normal, y luego encoje los hombros nuevamente.

Haz esto por unos minutos, 3' está bien.

Descansa 30 segundos.




ASANA 7

Gira 5 veces hacia la izquierda aún manteniendo el Kapalabati. Haz giras completas pero ve muy lento, sobretodo cuando tienes la cabeza hacia atrás. No tuerzas el cuello. Presta atención a tu cuerpo.

El coraje es el último asana con la respiración de fuego. Ahora estarás con calor y bien sudoroso.

5 veces a la derecha.

Descansa 30 segundos.



ASANA 8

Mantén las manos en "garras de oso" pero esta vez al nivel del quinto chakra.

Ahora respirarás profundamente, con preferencia por la nariz o el glotis, mantén la boca cerrada mientras inhalas, la espiración se hace a través de la nariz o la boca.

Después de cada inhalación, haz el Mulabanda. Levanta el ano. Si lo haces bien, la parte baja del abdomen también se contraerá hacia dentro de modo automático. Practícalo antes de la sesión. Si aún no lo haces con éxito, ayúdate por apretar las nalgas.

Bien, las manos están al nivel del quinto chakra como en el dibujo.

Respira profundamente, MANTÉN la respiración.

Haz el Mulabanda e inmediatamente tras el levantar del ano (o el apretar de las nalgas), jala con los dedos como si quisieras desacoplar las garras del oso. Pero por supuesto resistes.

Cuando jalas con las manos, la parte baja del abdomen se contrae hacia dentro y es el ombligo lo que se empuja hacia la espina con la pelvis. Si haces bien el Mulabanda y la contracción del ano ya ha tirado la pelvis hacia dentro, lo único que tienes que hacer es seguir el movimiento y contraer el ombligo hacia dentro.

Mantén esta contracción cuánto más puedas. Además, esta postura masajea todos los órganos internos y da firmeza a los músculos abdominales.

Mantén la respiración cuánto más puedas. Al inicio no durarás mucho tiempo.


Espira y MANTÉN LA RESPIRACIÓN OTRA VEZ enseguida. Ya no vuelvas a inhalar.

Haz el Mulabanda y jala las garras del oso.

Mantén la postura cuánto más puedas antes de soltarla.

Suelta. Respira y levanta los brazos. Inhala profundamente.

MANTÉN la respiración nuevamente.

Haz el Mulabanda e inmediatamente tras el levantar del ano (o el apretar de las nalgas), jala con los dedos. Contrae la parte baja del abdomen y el ombligo hacia dentro.

Mantén la postura cuánto más puedas.

Espira y MANTÉN la respiración otra vez enseguida. Ya no vuelvas a inhalar.

Haz el Mulabanda y jala las garras del oso, contrae la parte baja del abdomen y el ombligo hacia dentro.

Repite esto (ida y vuelta) 3 veces.

Descansa 1-2 minutos después de esta ronda.

Cada asana de " manos frente a la garganta" y levantadas sobre la cabeza cuenta como una ronda.

Este asana es muy difícil debido a la respiración. Mantener la respiración después de la exhalación no es fácil. El cuerpo tiene la impresión de que muere. No entres en pánico. Al inicio haz lo que puedas. Necesitas práctica.

Poco a poco SENTIRÁS EL IDA Y EL PINGALA SUBIR por la espalda. TE LO ASEGURO. Por supuesto, eso es si practicas el Kundalini Yoga TODOS LOS DÍAS SIN EXCEPCIÓN.

Practica el Mulabanda para la "apnea" también, incluso fuera de la propia sesión. Esto es fundamental para poder empujar la energía hacia arriba.

Sepas que LA SEPIENTE SUBE SIEMPRE QUE ANGUANTES LA RESPIRACIÓN.


ASANA 9

El SATNAM completa el asenso de la energía hasta el séptimo chakra. Es un mantra sagrado lleno de la energía de nuestro querido Padre Enki-SATYA. Aquí el Mulabanda no hace falta, ya que en esta postura contraemos el ombligo continuamente.

Nota la posición de las manos.


Contrae fuertemente el ombligo y la parte baja del abdomen mientras dices SAT en voz alta.

Suelta mientras dices NAM.

Haz este ritmo.

Mantenlo durante al menos 1 minuto al inicio. Luego intenta por 5 minutos.


Una vez acabada la sesión, es ESENCIAL que permanezcas tumbado durante 5-15 minutos dando un tiempo para que la energía se extienda. En el caso de que corras a hacer tus actividades enseguida, terminarás disipando la energía. En el peor caso, quédate sentado tranquilo por una duración de 15 minutos. 

Toma la oportunidad de sentir lo que sucede dentro de ti, medita sobre los chakras, respira profundamente, siéntete cada día más fuerte, más abierto a tu poder interior y no olvides agradecerle a ENKI por todo lo que ha dado a la Humanidad.