sábado, 1 de julio de 2017

ANDROMALIUS

Contacto: del 16 al 20 de marzo
Vela: Índigo
Planeta: Júpiter
Material: Hierro
Elemento: Aire
Polaridad: Noche / Yin

Tan pronto como hablamos de este magnífico Dios, inmediatamente pensamos en su sigilo.
Niveles de conciencia, alineación perfecta del Primer y el Séptimo chakra, puntos de concentración y las cuatro Torres de Vigilancia, ambas S a la derecha y a la izquierda o Ida y Pingala , y sobre todo, la Gran impresionante, poderosa y reveladora S: La Gran Serpiente Sagrada o Kundalini: SHIVA.
Este sigilo es la síntesis de las enseñanzas secretas.
Representa rigor, rectitud, yo incluso diría, obstinación, que es necesaria para vivir la increíble épica que abre puertas hacia el Opus Magnum.

Tanto Andromalius, como Andras (1) y Andrealphus, tienen la misma raíz andro; guerrero, invencible, inalterable. Cada uno toma acción a su manera para la Verdad y la Libertad.
Andromalius se infiltra.
Es ejemplo de bravura y dedicación, se escurre en los abismos del Mal para impactarlo mejor desde el interior.
« Espía Divino », Andromalius odia a los ladrones, a los tramposos, a los estafadores, a los matones, a los que atacan a las personas vulnerables. Andromalius revela la maldad oculta de la gente, su astucia y duplicidad, porque se afirma como un gran Dios de justicia, de verdad y dignidad que venga a las víctimas negadas y olvidadas.
Él revela complots sucios, secretos insalubres, pero también el lugar en donde se ocultan documentos importantes, donde pertenencias, dinero y joyas están enterradas. Él revela esta información a aquellos que lo merecen y planean hacer buen uso de ellos.

Andro-malius. Sí, la segunda parte de la palabra evoca el mal, Malo: el mal - mal-malus (en latín)
Podríamos preguntarnos, ¿para quién él es el «malo», el mal? Porque es seguro que, para las personas sin principios, él representa un peligro, y por lo tanto, desde el punto de vista de ellos, él es malo, maléfico. La evolución torcida de nuestro lenguaje, que ha sido hábilmente orquestada desde hace milenios, nos lleva a confundir todo y especialmente, a olvidar nuestros verdaderos orígenes, incluyendo los lingü.sticos: el sánscrito.
En verdad, es realmente difícil descubrir la realidad auténtica de sílabas, sufijos y prefijos, especialmente cuando éstos podrían ayudar a hacer justicia a nuestras Diosas y a nuestros Dioses.

Sin embargo, sin tener que volver muy lejos en el tiempo, en la antigua Grecia e incluso en la antigua India, aparecen pueblos con nombres similares: los Malienses-Malieis. (Sin conexión directa con el actual país Mali)
Ellos eran el pueblo de Andromalius, en otras palabras, sus Legiones.
Se nos dice que estas personas dieron su nombre al Golfo de Mali [Golfo Maliaco] en Grecia, alrededor de uno o dos siglos antes de la Era Común. De este golfo, el más fértil del país, Augusto Félix (2) habla en su libro siglos más tarde.

Casi todos nuestros Dioses vivieron en Grecia, en la actual Turquía y en toda Europa, especialmente el Sur. Grandes viajeros, ellos se establecieron en casi todas partes. Además, los vestigios de sus asentamientos se extendieron por toda la Tierra.
Pasaré los históricos viajes entre tribus de ese tiempo para centrarme en Mallians de la India, apodado « Pueblo Libre », el « pueblo más valiente de la India ». (3)




Andromalius y sus legiones infiltraron a las tribus que vivieron de saqueos y robos, que sembraron terror, que violaron mujeres y niños, e hicieron colapsar su "hermandad" desde adentro.

En ese tiempo, la prosélita e irascible lepra del monoteísmo estaba invadiendo la Tierra desde hace mucho tiempo. Así los viejos Lugares Sagrados fueron saqueados y destruidos, mientras que las guerras y las rivalidades religiosas proliferaban en nuestro planeta, deliberadamente dando un buen lugar al Mal.

¡GLORIA A ANDROMALIUS!
¡QUE SE HAGA JUSTICIA!


—-

NOTA
(1) Para los Dioses anteriores, Aini, Alloces, Amdusias, Andras
y Avnas, favor de referirse al volumen 2 de la Encyclopédie des
Merveilles - Tome 2 - Les Dieux
2) Voyage militaire dans l’empire ottoman - vol 1 - ed Firmin
Didot - 1829
(3) Vie d’Apollonius de Tyane - vol 3 - par Philostratus et Charles Blount